Creo que hemos llegado a un punto en el que realmente debemos pedir perdón al lector. Algo tan fácil en todas las lenguas como la formación del plural es un rollo en alemán. Fíjese en estos ejemplos:

En español se añade una s: casa => casas, hombre =>hombres
En italiano la a se convierte en e y la o en i: casa => case, libro => libri
En persa se añade ha: ketab => ketabha, miz=> mizha etc. etc.

Y así de fácil es en todas las lenguas. En alemán no hay reglas simples. Los alemanes han sido capaces de crear un sistema tan complicado que ellos mismos muy a menudo se confunden. La única excusa que se puede dar es que el alemán, como todas las lenguas, se basa en hechos históricos y nadie lo ha inventado, propiamente dicho. Le podemos asegurar que si lo hubiéramos creado nosotros, lo habríamos hecho mejor, más lógico. Pero nadie nos preguntó por nuestra opinión.

Formación del plural en alemán
El alemán conoce varios sufijos para formar el plural: -e, -n, -en, -er, -s. El más importante es el sufijo -e. Son más bien escasas las palabras que forman el plural con -er y muy pocas que lo forman con -s. Las palabras que forman el plural con -s son, en su gran mayoría, palabras que fueron introducidas al alemán, muchas de ellas provenientes del inglés. Al poner una palabra alemana en plural, muy a menudo no sólo se debe añadir un sufijo, sino también cambiar la vocal en el Umlaut que corresponde.
a se convierte en ä
o se convierte en ö
u se convierte en ü

Presentamos ahora ejemplos de todos los sufijos. Una vez sin cambio de vocal y otra vez con cambio de vocal.

En cuanto se refiere al artículo es bastante fácil
der se convierte en die (der Mann => die Männer)
die no cambia (die Frau => die Frauen)
das se convierte en die (das Kind => die Kinder)