Para empezar vamos a dejar a un lado todo lo que pueda ser difícil. Vamos a presentar los pronombres personales sólo en nominativo, el caso más fácil.

A lo mejor usted ya sabe que el alemán conoce una cosa que se llama Deklination (declinación). Es por esta Deklination que tiene fama de ser una lengua difícil de aprender y para ser honesto, hay muchos alemanes a quienes la Deklination les resulta difícil. Si usted se interesa por las lenguas en general, entender bien cómo funciona esto con la Deklination le ayudará, porque el alemán no es la única lengua que la conoce. La Deklination existe también en ruso, latín, árabe y otras lenguas. De momento todos los problemas relacionados con la Deklination los vamos a dejar a un lado. Nos ocuparemos sólo del nominativo. El nominativo es el sujeto de la frase. Fíjese en la siguiente:
Ejemplo 1
María lee un libro.
María es el nominativo, o sea, el sujeto de la frase. Por el sujeto de la frase se pregunta con ¿quién?
¿Quién lee un libro? María.

El sujeto de la frase también rige el verbo. María está en la tercera persona singular. Si cambiamos la frase y si el sujeto de la frase está por ejemplo en la primera persona plural, entonces también cambia el verbo.

Ejemplo 2
Nosotros leemos un libro. Y no, Nosotros lee un libro.

Aquí no hay ninguna diferencia entre el español y el alemán. Más tarde hablaremos de los objetos directos, de los objetos indirectos y de los genitivos. Entonces veremos que ahí el alemán se distingue del español. De momento hablaremos sólo del Nominativ.