La r alemana no tiene nada que ver con la r española. La r alemana se produce en la garganta dejando vibrar (¡una sola vez!) el velo del paladar.

La r alemana
rot rojo
Risiko riesgo
Rose rosa
Ratte rata

Para dejar clara la cosa, le vamos a dar un ejemplo de un alemán aprendiendo español. Se dará cuenta de que la manera como los alemanes pronuncian la r, no tiene nada que ver con la r española, y que a los alemanes les resulta muy difícil producir dicha r.

La rata come una rosa roja.

Está claro que esto es el típico acento alemán, ¿no? Pues es así como pronunciamos la r. Creo que es más fácil para los hispanohablantes pronunciar la r alemana que para los alemanes pronunciar la r española.