Este uso es el único uso que un alemán puede comprender sin problemas. Se es pronombre reflexivo en la tercera persona singular y plural.

Se lava el cabello.
Se lavan el cabello.