No se puede negar que en todas estas frases tenemos un pronombre reflexivo
Er wäscht sich.
= Se lava.
Sie waschen sich.
= Se lavan.
Er wäscht sich die Füße.
= Se lava los pies.
Sie waschen sich die Füße.
= Se lavan los pies.

Es obvio porque se construye con sich que es indudablemente un pronombre reflexivo. Pero si en estas frases se utiliza un pronombre reflexivo, está claro que en estas frases también, aunque la forma es ambigua, se trata de pronombres reflexivos.

No se puede negar que en todas estas frases tenemos un pronombre reflexivo
Du wäschst dich.
= Te lavas.
Ich wasche mich.
= Yo me lavo.
Du wäschst dir die Füße.
= Te lavas los pies.
Ich wasche mir die Füße.
= Yo me lavo los pies.

Por lo tanto no se puede poner en duda que los pronombres dich / euch y mich / mir son pronombres reflexivos que una vez están presentados por un acusativo y la otra vez por un dativo dependiente de la existencia o no existencia de un objeto directo. Si dejamos al lado los sofismas y nos concentramos en lo esencial, la cosa es bastante simple.