No tengo ni idea de lo que usted va a hacer el resto del día, a lo mejor va a la playa y si toma el sol, siempre se está pensando en algo, ¿no? Porque ahora le voy a presentar un problema para el cual yo tampoco tengo la solución y sobre el cual usted puede reflexionar todo el día. El problema es este: Si se usa el participio presente como un adjetivo atributivo que se refiera al sujeto de la frase, la traducción al español resulta bastante difícil o mejor dicho, la traducción no me parece muy elegante.

Ejemplos
Die schreiende Menge bewegte sich in Richtung Innenstadt.
= La muchedumbre que gritaba, se movía hacia el centro de la ciudad.
Die bellenden Hunde störten ihn.
= Los perros que ladraban, le molestaban.
Die betenden Pilger versammelten sich in der Kirche.
= Los peregrinos que rezaban, se reunían en la iglesia.

El autor tiene la impresión que con esta traducción nadie consigue el premio nobel de literatura. La traducción con una frase relativa no es posible en estos casos. Pero tampoco hay, esto es lo que creo yo, una regla fija. Cada frase se debe traducir de manera distinta.

Ejemplos
a) Die schreiende Menge bewegte sich in Richtung Innenstadt.
= Gritando, la muchedumbre se movía hacia el centro de la ciudad.
b) Die bellenden Hunde störten ihn.
= El ladrar de lo perros le molestaba.
c) Die betenden Pilger versammelten sich in der Kirche.
= Rezando, los peregrinos se reunían en la iglesia.

La segunda tabla es una solución. Ha cambiado un poco el sentido de la frase. Los gerundios gritando y rezando son evidentemente adverbios y se refieren al verbo mientras que schreiende y betende son adjetivos y se refieren a los sustantivos. Sin embargo, yo opino que da lo mismo. Una muchedumbre que va gritando a alguna parte, grita tan fuerte que una muchedumbre que grita. No sé si me explico, pero estos son mis sentimientos más profundos en cuanto se refiere a esta problemática; de todas maneras ya tiene algo para reflexionar, si toma el sol. Usted piensa ahora, vaya, este chico se expuso demasiado al sol, parece que su cerebro sufrió. Niente pizza, aquí en Berlin hace frío, no se puede tomar el sol.