¿A ver? Usted cree realmente que no hay excepciones en la formación del imperativo. No lo cree, ¿no? Claro que hay excepciones.