Es bien sabido que el día tiene 24 horas y muchos relojes sólo muestran doce. De ahí surge la necesidad de distinguir entre las primeras doce horas del día y la segunda parte del mismo. En cuanto se refiere a esta problemática, el alemán (¡uf, gracias a Díos!) no se distingue del español. Para distinguir entre la primera y la segunda parte se precisa con adverbios. En general se precisa solamente en los casos en los que hace falta. Si por ejemplo dos personas están en el mismo cuarto y una persona pregunta a la otra por la hora, no hace falta precisar, porque los dos sabrán en que parte del día están.

Antes de mediodía: morgens
Ich komme um 9:15 Uhr (neun Uhr fünfzehn) morgens am Bahnhof an.
= Llego a las 9:15 de la mañana a la estación.
Ich komme um halb zehn Uhr morgens am Bahnhof an.*
= Llego a las 9:30 de la mañana a la estación.
Después de mediodía: nachmittags
Sie sind um 13:15 Uhr (ein Uhr fünfzehn) nachmittags abgefahren.
= Sie sind um viertel zwei Uhr nachmittags abgefahren.
= Partieron a las 13:15 de la tarde.
Después de las seis de la tarde: abends
Nachrichten kommen immer um 19:15 Uhr.
= Nachrichten kommen immer um viertel acht Uhr abends.
= Las noticias se las dan siempre a las 1as 19:15.
Nachrichten kommen immer um sieben Uhr 15 abends.
= Las noticias las dan siempre a las siete y quince de la tarde.
Después de las diez de la noche: nachts**
Er kommt um 23:15 Uhr (nachts).
= Er kommt um viertel zwölf Uhr nachts.
= Viene a las 23:15.
*¡Ojo! Si detrás de la hora hay un adverbio, entonces se incluye Uhr.
Er sagt, er komme um halb acht.
= Dice que vendrá a las siete y media.
pero
Er sagt, er komme um halb acht Uhr morgens.
= Dice que vendrá a las siete y media de la mañana.

**¡Ojo! Entre abends y nachts no hay ningún límite fijo. Si una persona va a la cama a las nueve, entonces a lo mejor a las once es nachts. Pero si suele acostarse a las dos de la mañana, entonces a lo mejor a las once es abends.