Me imagino que le parece increíble, a lo mejor ni siquiera me lo cree, pero con los adverbios no surge el problema de la declinación. Si fuera posible declinarlos, el alemán lo haría. Se lo juramos, si se puede declinar algo, los alemanes lo declinan, es su pasión, les encanta declinar. Si a los pueblos de habla española les gusta el baile, sea flamenco, sea salsa o tango, a los alemanes les encanta declinar. Pero los adverbios son invariables y por eso, no se puede. Un adverbio sirve para precisar un verbo, un adjetivo u otro adverbio.

Adverbios que precisan un verbo
Corre rápido.
Escribe lentamente.
Lo hace bien.
Adverbios que precisan un adjetivo
Lo hace muy despacio.
Es demasiado gordo.
Adverbios que precisan otros adverbios
Lo hizo lo suficientemente grande para que puedan caber dos personas.
Habló demasiado alto.