Adjetivos
una rosa
no es la misma cosa que
una rosa roja

Los adjetivos son variables, lo que significa que tienen el mismo género y número que el sustantivo que describen y ésto les distingue claramente de los adverbios.

Los adjetivos son variables
la rosa roja <=> las rosas rojas
el teléfono negro <=> los teléfonos negros

Ahora tenemos un enigma para usted. ¿Cuál es el problema principal con el uso de los adjetivos en alemán? ¿Y? ¡A ver! ¿Qué cree? ¡Bingo! ¡La declinación! La declinación de los adjetivos en alemán no es un rollo, es una chorrada. Usted se ganaría un premio, si encontrara una respuesta a estas preguntas: Es evidente, que ningún alemán conoce las reglas de la declinación de los adjetivos, pero sin embargo la gran mayoría lo hace correctamente ¿Cómo son capaces de hacerlo correctamente, si no conocen las reglas? Cómo se pueden respetar las reglas de un sistema, sin conocer dichas reglas? Esta pregunta a lo mejor le parece muy filosófica. El autor no cree que sea muy filosófica. Yo creo que una respuesta a dicha pregunta, sería reveladora y permitiría dar una respuesta a una pregunta más general: ¿Por qué el hombre sabe hablar? Las lenguas son el único sistema basado en reglas, cuyas reglas no se necesitan saber para hablar según las reglas. Es una situación un poco absurda, ¿no le parece? De todas maneras, lamentamos mucho, tener que decirle que para esta pregunta fundamental no tenemos ninguna respuesta. Lo que podemos explicarle son las reglas de la declinación de los adjetivos. A lo mejor usted va a utilizarlas para declinar correctamente los adjetivos. Después de un cierto tiempo usted hablará correctamente sin pensar en estas reglas y un día las habrá olvidado y hablará correctamente sin saberlas. Su comportamiento será entonces tan absurdo como el de cualquier alemán; tendrá el mismo comportamiento absurdo al hablar el alemán, que tiene al hablar español. Pero toda la vida es un poco absurda y basta que confiemos en nuestro alrededor para tener la impresión de que todo está normal.