Dentro de los verbos con preposición antepuesta podemos distinguir dos tipos. Los que mantienen la posición de la preposición delante del verbo al conjugar el verbo en el presente y en el imperfecto, y los que no la mantienen. En el perfecto y pluscuamperfecto no tenemos este problema, porque en estos tiempos la preposición siempre va delante del verbo.