Es obvio que este sistema es muy complicado y si entramos en los detalles, resultaría más complicado aún, para no decir más caótico todavía. Usted puede partir del principio de que algunos de los profesores de alemán en los colegios conocen estas reglas pero la gran mayoría de los alemanes no aplica estas reglas y no las conoce. Usted no puede preguntar a un alemán cual de estas tres frases es correcta.

Er sagt: "Sie kaufen ihm ein Auto. "
Er sagt, sie kaufen ihm ein Auto.
Er sagt, sie kauften ihm ein Auto.
Er sagt, sie würden ihm ein Auto kaufen.

Si usted pregunta a 100 alemanes por su opinión, tendrá una distribución de un tercio en favor de la primera, un tercio de la segunda y un tercio de la tercera frase, o un resultado algo similar. Una lengua es como una casa y una casa es tan estable como los materiales que se utilizaron para construirla. Si el material es inestable, la casa es inestable. El material que se utiliza en alemán para formar el Konjunktiv es bastante inestable y ha derrumbado todo el sistema.