La regla número uno es bastante fácil de aplicar. Lo relatado está en el Konjunktiv I. Si hacemos lo mismo en el pasado, las diferencias entre el español y el alemán ya son más grandes.

Miremos estas frases.
Präsens: Er sagte: "Ich lese das Buch." Präsens: Él dijo: "Leo el libro."
Imperfekt: Er sagte, dass er das Buch lese. Imperfekt: Él dijo que leía el libro.
Präsens: Er sagte: "Du kaufst Brot." Präsens: Él dijo: "Tú compras pan."
Imperfekt: Er sagte, dass du Brot kaufest. Imperfekt: Él dijo que tú comprabas pan.
Präsens: Er sagte: "Du schenkst ihm ein Fahrrad." Präsens: Él dijo: "Le regalas una bicicleta."
Imperfekt: Er sagte, du schenkest ihm ein Fahrrad. Imperfekt: Él dijo que le regalabas una bicicleta.

Si el verbo que introduce el discurso indirecto está en un tiempo del pasado (pretérito imperfecto, pretérito indefinido, pretérito pluscuamperfecto), el tiempo de lo relatado cambia en español: el presente se convierte en un imperfecto, el futuro en un condicional etc. Si usted se interesa por los detalles puede seguir este enlace. Como demuestran estos ejemplos, en alemán no tiene ninguna importancia en qué tiempo está el verbo que introduce el discurso indirecto.

Comparemos
Er sagt: " Ich lese das Buch."
Er sagt, dass er das Buch lese.
Er sagte: "Ich lese das Buch."
Er sagte, dass er das Buch lese.

¿Lo ve? En el primer ejemplo, el verbo que introduce el discurso indirecto está en el presente y en el segundo ejemplo en el imperfecto, pero en ambos casos lo relatado está en el Konjunktiv I.