En un documento escrito es fácil describir lo que otra persona ha dicho.
Juan dijo: "Llamamos socialismo a una sociedad en la cual todos son funcionarios públicos".

Si queremos relatar lo que dijo Juan oralmente, no lo podemos hacer de esta forma. En este caso hay que transformar la frase de la siguiente manera.

Juan dijo que se llamaba socialismo a una sociedad en la cual todos son funcionarios públicos.

Esta representación de lo que dijo otra persona la llamamos discurso indirecto. ¿Usted ahora piensa que esto con el discurso indirecto es muy divertido, pero no tiene nada que ver con el Konjunktiv? Tiene razón. En español no se forma el discurso indirecto con el subjuntivo. Esto es la diferencia más notable entre el Konjunktiv alemán y el subjuntivo español, porque en alemán se utiliza el Konjunktiv para describir lo que otra persona dijo. Comparemos estas dos frases.

Ella dijo: "Como un bocadillo".Sie sagte: "Ich esse einen Kuchen."
Ella dijo que comía un bocadillo.Sie sagte, dass sie einen Kuchen esse.

En español es bastante complicado convertir el discurso directo en un discurso indirecto. Si usted se interesa por los detalles puede seguir este enlace.

El alemán es un sistema bastante simple, pero gracias al caos morfológico (la dificultad de formar el Konjunktiv) se ha convertido en algo muy complicado, tan complicado que la mayoría de los alemanes no es capaz de convertir correctamente un discurso directo en un discurso indirecto. Al decir correctamente, nos referimos a las reglas "oficiales" descritas en todas las gramáticas del alemán. El autor ya ha dicho lo que piensa de las reglas oficiales. Reglas gramaticales que no describen lo que la gente realmente dice, son erróneas. Es la opinión del autor que las reglas "oficiales" están mal y no lo que la gran mayoría de los alemanes dice. Pero en algunos casos determinados, de los cuales hemos hablado anteriormente, hace falta que usted hable más correcto que cualquier alemán. Es una tontería, pero es así.