Tanto el alemán como el español conocen dos tipos de futuro, el futuro perfecto y el futuro imperfecto. Con el futuro imperfecto describimos acciones que se realizarán en el futuro y de las cuales no sabemos cuándo terminan o no nos interesa cuándo terminan. En español como en todas las lenguas romances hay dos maneras distintas de formar el futuro perfecto, una orgánica y la otra con una perífrasis.

Yo comeré.
Yo voy a comer.

A partir del momento en el que describimos dos acontecimientos o acciones que se realizarán uno tras otro en el futuro, la cosa es más complicada.
En este caso, se necesita una posibilidad para expresar cuál es el acontecimiento que habrá terminado y cuándo se realizará el otro. En este caso utilizamos el futuro perfecto.

Él te dirá que lo habrá hecho ya.
Él no podrá comprarse un coche, porque habrá gastado todo su dinero hasta entonces.

El uso del futuro es fácil, tanto en español como en alemán, aunque de vez en cuando es un poco curioso. Vamos a discutir estos detalles más adelante y vamos a ver cómo se forma el futuro.

Futur I Futur II
Ich werde essen. Yo comeré. Ich werde gegessen haben. Yo habré comido.
Du wirst essen. Tú comerás. Du wirst gegessen haben. Tú habrás comido.
Er / sie / es wird essen. Él comerá. Er / sie / es wird gegessen haben. Él habrá comido.
Wir werden essen. Nosotros comeremos. Wir werden gegessen haben. Nosotros habremos comido.
Ihr werdet essen. Vosotros comeréis. Ihr werdet gegessen haben. Vosotros habréis comido.
Sie werden essen. Ellos comerán Sie werden gegessen haben. Ellos habrán comido.
Ejemplos
Futur I
Ich werde gehen. Yo iré.
Du wirst es lesen. Tú lo leerás.
Wir werden es machen. Nosotros lo haremos.
Futur II
Ich werde gegessen haben. Yo habré comido.
Du wirst es gelesen haben. Tú lo habrás leído.
Wir werden es gemacht haben. Nosotros lo habremos hecho.