Tanto el español como el alemán distinguen claramente entre la descripción de un estado y la descripción de un cambio.

Poco a poco, se convirtió en un alcohólico. => Ahora es un alcohólico.
Allmählich wurde er zum Alkoholiker. => Jetzt ist er ein Alkoholiker.

Para describir un estado, el español tiene dos verbos, ser y estar, el alemán uno sólo, que es sein.

Este cambio resulta en este resultado
Se puso muy nervioso. => Está nervioso ahora. = Er wurde nervös. => Er ist nervös.
Se volvió loco. => Es loco ahora. = Er wurde verrückt. => Er ist verrückt.