Como ya hemos mencionado arriba, el alemán, al contrario del español, distingue en la tercera persona singular, si el dueño es una mujer o un hombre. Si se quiere, se puede formular lo mismo de una manera más abstracta. En la tercera persona singular el pronombre posesivo está determinado por el genero del dueño y por el género de la cosa poseída.