Los pronombres posesivos indican a quién pertenece una cosa.

Es mi libro y no el tuyo.

Con está frase, alguien deja entender que el libro pertenece a él y no a otra persona. Tanto el español como el alemán conocen dos tipos de pronombres posesivos: Los pronombres posesivos sustantivos y lo pronombres posesivos adjetivos.