Como ya hemos dicho en la introducción de este capítulo, el uso de los tiempos del pasado es muy fácil, por lo menos en lo que concierne al habla cotidiana. Mientras el español hace distinciones muy finas, el alemán no hace casi ninguna. El alemán ni siquiera teóricamente, es capaz de hacer estas distinciones, porque no tiene a su disposición algo como el pretérito indefinido. Vamos a dar un par de ejemplos.

Ejemplo 1

a) Todos los días le escribía una carta, pero ella nunca respondía.
b) Todos los días le escribí una carta, pero ella nunca me respondió.
c) Todos los días le he escrito una carta, pero ella nunca me ha respondido.

En español sólo la frase a) es correcta, porque es un hecho que se repetía y en general se describen acciones que se repetían con el imperfecto. En alemán da lo mismo.

a) Jeden Tag schrieb ich ihr einen Brief, aber sie hat nie geantwortet.
b) ----
c) Ich habe ihr jeden Tag einen Brief geschrieben, aber sie hat nie geantwortet.

Tanto
a) como
c) son correctos.

Ejemplo 2

a) Le vimos ayer por la noche.
b) Le veíamos ayer por la noche.
c) Le hemos visto ayer por la noche.

En español sólo la primera frase es correcta. La acción ocurrió en una temporada anterior a la que se encuentra la persona que habla, y por eso hay que describirla con el indefinido. En alemán no hay ninguna diferencia.

a) Wir sahen ihn gestern.
b) ----
c) Wir haben ihn gestern gesehen.

Queremos subrayar de nuevo que el Duden, lo equivalente a la Real Academia Española, hace una distinción, pero los alemanes no respetan estas reglas. En el habla cotidiana tanto
a) como
c) son correctos.

Se podrían dar miles de ejemplos más, pero es una discusión que se puede abreviar. Se pueden escribir libros enteros sobre el uso del los tiempos de las lenguas romances, pero en lo que se refiere al alemán, basta una media página. Todas la distinciones finas que hacen las lenguas romances, el alemán simplemente no las hace.