Como ya hemos visto en el capítulo Los verbos en el presente, el alemán conoce dos tipos de verbos, los así llamados débiles, que no conocen ningún cambio de raíz y los así llamados fuertes, que conocen un cambio de raíz. La conjugación de los verbos débiles sigue algunas reglas simples.