Los tiempos del pasado es uno de los temas más complejos en todas las lenguas romances (español, francés, italiano, catalán, portugués y otras). Estas lenguas conocen distinciones que el alemán no hace en absoluto o que teóricamente hace pero que no tienen ninguna importancia en el habla cotidiana. Pero no son solamente estas distinciones las que complican la vida a cualquiera que quiere aprender el español u otra lengua romance, sino también el hecho de que el español y todas las lenguas romances conocen más tiempos del pasado que el alemán.