La posición del verbo de la frase subordinada, introducida por una conjunción, puede cambiar. Podemos distinguir tres tipos diferentes.