En general una preposición en español no rige un caso (acusativo, dativo, genitivo) especial, aunque en español hay un pequeño problema si la preposición está delante de un pronombre personal. El español conoce dos tipos de pronombres personales, los átonos y los tónicos, y si delante de un pronombre está una preposición, el español usa las formas tónicas.

Te veo. Me veo.
Veo a ti. Veo a mí.