Creo que en los capítulos anteriores hemos podido comprobar, que el alemán siempre es capaz de realizar cosas simples de una manera complicada. Me imagino que el lector habría estado realmente decepcionado, si el alemán no hubiera sido capaz de introducir una complicación, incluso en algo tan simple como la negación. Y, efectivamente, tan fácil no es.

Miremos estas dos frases:

Ich esse den Apfel nicht. = No como la manzana.
Ich habe kein Geld. = No tengo dinero.

Un poco raro, ¿no? Usted seguramente lo habría traducido así.

incorrecto: Ich habe Geld nicht. = No tengo dinero.

Para poner un poco más claro en que consiste la diferencia entre la negación en alemán y la negación en español, le vamos a dar otro ejemplo.

Ich lese dieses Buch nicht. = No leo este libro.
Ich lese keine Bücher. = No leo libros.
Ich gebe ihm das Buch nicht. = No le doy el libro.
Ich gebe ihm kein Buch. = No le doy ningún libro.

Ahora tenemos cuatro frases que significan casi la misma cosa. Sin embargo, dos veces se utiliza nicht y las otras dos veces se hace la negación con keine. Si miramos atentamente estas frases, nos vamos a dar cuenta que en español también hay dos tipos de negación. Pero aquí queremos explicar la gramática alemana y por eso no vamos a analizar el español.