De los pronombres ya hemos hablado en el capítulo Los pronombres personales en nominativo. Hemos visto que un pronombre es una palabra que sustituye a un sustantivo.

María es guapa.
Ella es guapa.

Ella sustituye a María. Hasta ahora hemos discutido sólo sobre los pronombres que sustituyen al sujeto de la frase, que son nominativos. Pero está claro que un pronombre también puede sustituir un objeto directo (Akkusativ) o un objeto indirecto (Dativ). Ahora usted va a decir: ¡Uh, esta chorrada otra vez! Calma pueblo, calma. El español también conoce la Deklination en los pronombres, o sea, para establecer la relación entre pronombres, el español no utiliza preposiciones. Fíjese en esta frase:

Doy dinero a los hombres.
Se lo doy.

Se dará cuenta que no nos hace falta una preposición para establecer la relación entre los (que se convierte en se) y lo. En español no se dice tampoco: A los lo doy.

Quiero decir que "a los (las)" corresponde a les, pero en español como en alemán se establece la relación entre dos pronombres de manera orgánica, como diría un lingüista. El español declina los pronombres y por eso no tendremos problemas con el alemán tampoco.